viernes, 15 de febrero de 2013

Tras la sombra del pasado I La huida. (Fragmento)

Parte primera. La Huida.


"[...] Fred caminó con dificultad, tenía todo el cuerpo dolorido, nunca le habían pegado de ese modo. Había pasado miedo, pensó que lo mataría allí mismo. Por suerte paró cuando ya luchaba por mantener la consciencia, jamás había sentido tanto dolor. Cada vez que respiraba, el pecho parecía que le iba a estallar. Tenía sangre en la camiseta, pero ignoraba de qué parte de su cara brotaba.
"Machi" al ver a Fred, se atragantó con el humo de su cigarrillo y tosió compulsivamente.
- ¡Quillo, te ha dejado la cara como un "Picasso"!. Juer, cuando Ana me avisó, creí que estaba exagerando. Menudo cafre es el primito de marras.
-Pero tampoco te acercaste para ayudar ni por casualidad.
- Sabes de sobra que no me meto en berenjenales que no son de mi incumbencia.
- Pero podrías haber hecho algo, me has dejado tirado.
- Avisé al director. Además, te mereces la paliza por capullo y no hablar primero con la Flipada. ¿A quién se le ocurre seguirle el juego a Susana?. Pareces nuevo chaval.
- En eso tienes razón - suspiró abatido -Tengo que hablar con Clara, merece una explicación.
- Está en la plaza, con Ana y el Cafre. Yo que tú no lo haría, creo que aún te tiene ganas.
- Eso no me importa - murmuró -Tengo que hablar con ella, es la más perjudicada.
- ¿La más perjudicada? - rió "Machi" - "Quillo", necesitas un espejo [...]"

...........................................................

"[...] Todo mi odio, mi rabia y asco se agolparon en mi cabeza. Tenía la mente nublada y actué por instinto. No me escuchó y le ataqué por sorpresa, le cogí de los hombros y le aparté de ella tirándole al suelo. Nos enzarzamos en una pelea. Yo le pegaba con todas mis fuerzas, quería matarlo con mis propias manos. Él estaba algo bebido y eso me dio un poco de ventaja, pero no fue suficiente. Sacó su arma, me olvidé que siempre la llevaba encima, la apoyó sobre mi frente. Pero no me achanté, mantuve la mirada fija en él. Si mi padre quería matarme, que lo hiciera mirándome a los ojos [...]"


                                                         ...........................................................

"[...] Después del brindis, Jesse se bebió todo el contenido de su copa de un solo trago y volvió a sentarse junto a la barra recuperando su bebida anterior. "Machi" se sentó a su lado mirándole con preocupación, pero fingió pasar del asunto.
- ¡Menuda cogorza llevas en lo alto! - Exclamó entre risas - ¿Cuántas llevas ya?
- ¡No me toques las narices! -Espetó Jesse con la lengua trabada - No estoy para tus tonterías, ¿Te importa acaso?
- ¿A mí? en absoluto, ya lo sabes - sonrió con sarcasmo encogiéndose de hombros - Pero como te equivoques al encender un cigarro, vas a arder como una pira romana.

Jesse rió de mala gana y se sumergió de nuevo en sus pensamientos. Miró a las chicas que bailaban y reían despreocupadas. Ha tomado una decisión y esperaba no estar equivocado. Clara tiene la vida que siempre anheló y él no deseaba alejarse de Ana. Empezaba a comprender que no tenía sentido huir de nuevo. Solo tendría que asegurarse que las cosas, continúen tal  y como están [...]"

                                                         .............................................................

"[...] Jesse permanecía sentado con la mirada perdida. Clara intentó hacerle reaccionar contándole todo cuanto se le ocurrió pero fue inútil, su primo tenía la mente más allá. Le quitó la camiseta para inspeccionarle el costado. "Machi" le dio al menos, tres patadas en esa zona con bastante contundencia. Jesse frunció el ceño y se mostró dolorido, pero no emitió ningún sonido. Clara pasó la mano con cuidado por la zona de las costillas, estaba hinchado y tenía la zona roja.
- Creo que será mejor que vayas al hospital - murmuró - No tiene buena pinta.
- No están rotas - contestó Jesse con la voz ronca.
- Pero Jesse, lo estoy palpando y... 
- Pequeñaja, he recibido las suficientes palizas en mi vida, como para saber cuándo debo ir al hospital. No están rotas.
Ella asintió levemente, tenía razón en eso. Aún así, decidió ponerle una compresa de calor seco y hacerle un vendaje de presión. Jesse gimió, pensó en "Machi", sentía mucho haberse pegado con su amigo. Al menos "Machi", hizo lo que tenía que hacer y él se lo mereció. Bajó la mirada y sintió una punzada en el pecho al ver el colgante de su madre en el suelo. Con mucho esfuerzo, lo recogió cerrando el puño y besándolo con suavidad. Se incorporó lentamente y Clara se apresuró para ayudarle pero Jesse la rechazó negando con la cabeza.
- Quiero estar sólo. Siento mucho haber estropeado todo Pequeñaja, pero debes saber que si "Machi" denuncia la pelea, nos tendremos que ir hoy mismo. Ve preparando una...
- ¡No pienso irme de aquí! - Clara exclamó al borde del llanto - Yo me arriesgaré, porque pienso quedarme.
- Pequeñaja, lo siento mucho, de verdad. Pero sabes que no puede ser. Si nuestra coartada se descubre, Hugo no tardará en encontrarnos y para hacer más daño, irá a por nuestros amigos primero. Lo sabes [...]






1 comentario:

  1. Aviso al lector.
    El orden de los fragmentos es aleatorio, no tienen una continuidad temporal uno de otro. Se trata del borrador original, algunas cosas pueden ser modificadas o suprimidas en el resultado final.

    ResponderEliminar