sábado, 26 de enero de 2013

Aflicción

XXIX

Hoy está la luna misteriosa,
difuminada con su aurora,
aún así, constante brilla,
albergando en mí, melancolía.

¿Qué me miras, por qué me persigues?
¿No ves que te miro y no veo?
¿Miras mis ojos inundados?
¿Te ríes de mi mirar vacío?

Reina de la noche, ¡vete, apiádate!
Tu compañía duele, ¡márchate!
Mi alma ahora está naufragando.
Mis recuerdos ya me están matando.

¿Qué es lo que me dices que no te oigo?
¿No ves que no alzo la mirada?
¿Te estás riendo de mi desdicha?
¿Pero estás conmigo, tú enfadada?

Te lo suplico, déjame ir hoy,
quiero estar en la oscuridad,
puede que mañana te busque,
puede que mañana quiera hablar.


2 comentarios:

  1. Que tu pluma sienta congoja
    y la deje en versos,
    pero que nunca se adueñe
    de tu corazón...

    Besos, POETA.

    ResponderEliminar