viernes, 15 de febrero de 2013

Tras la sombra del pasado I La huida. (Fragmento)

Parte primera. La Huida.


"[...] Fred caminó con dificultad, tenía todo el cuerpo dolorido, nunca le habían pegado de ese modo. Había pasado miedo, pensó que lo mataría allí mismo. Por suerte paró cuando ya luchaba por mantener la consciencia, jamás había sentido tanto dolor. Cada vez que respiraba, el pecho parecía que le iba a estallar. Tenía sangre en la camiseta, pero ignoraba de qué parte de su cara brotaba.
"Machi" al ver a Fred, se atragantó con el humo de su cigarrillo y tosió compulsivamente.
- ¡Quillo, te ha dejado la cara como un "Picasso"!. Juer, cuando Ana me avisó, creí que estaba exagerando. Menudo cafre es el primito de marras.
-Pero tampoco te acercaste para ayudar ni por casualidad.
- Sabes de sobra que no me meto en berenjenales que no son de mi incumbencia.
- Pero podrías haber hecho algo, me has dejado tirado.
- Avisé al director. Además, te mereces la paliza por capullo y no hablar primero con la Flipada. ¿A quién se le ocurre seguirle el juego a Susana?. Pareces nuevo chaval.
- En eso tienes razón - suspiró abatido -Tengo que hablar con Clara, merece una explicación.
- Está en la plaza, con Ana y el Cafre. Yo que tú no lo haría, creo que aún te tiene ganas.
- Eso no me importa - murmuró -Tengo que hablar con ella, es la más perjudicada.
- ¿La más perjudicada? - rió "Machi" - "Quillo", necesitas un espejo [...]"

...........................................................

"[...] Todo mi odio, mi rabia y asco se agolparon en mi cabeza. Tenía la mente nublada y actué por instinto. No me escuchó y le ataqué por sorpresa, le cogí de los hombros y le aparté de ella tirándole al suelo. Nos enzarzamos en una pelea. Yo le pegaba con todas mis fuerzas, quería matarlo con mis propias manos. Él estaba algo bebido y eso me dio un poco de ventaja, pero no fue suficiente. Sacó su arma, me olvidé que siempre la llevaba encima, la apoyó sobre mi frente. Pero no me achanté, mantuve la mirada fija en él. Si mi padre quería matarme, que lo hiciera mirándome a los ojos [...]"


                                                         ...........................................................

"[...] Después del brindis, Jesse se bebió todo el contenido de su copa de un solo trago y volvió a sentarse junto a la barra recuperando su bebida anterior. "Machi" se sentó a su lado mirándole con preocupación, pero fingió pasar del asunto.
- ¡Menuda cogorza llevas en lo alto! - Exclamó entre risas - ¿Cuántas llevas ya?
- ¡No me toques las narices! -Espetó Jesse con la lengua trabada - No estoy para tus tonterías, ¿Te importa acaso?
- ¿A mí? en absoluto, ya lo sabes - sonrió con sarcasmo encogiéndose de hombros - Pero como te equivoques al encender un cigarro, vas a arder como una pira romana.

Jesse rió de mala gana y se sumergió de nuevo en sus pensamientos. Miró a las chicas que bailaban y reían despreocupadas. Ha tomado una decisión y esperaba no estar equivocado. Clara tiene la vida que siempre anheló y él no deseaba alejarse de Ana. Empezaba a comprender que no tenía sentido huir de nuevo. Solo tendría que asegurarse que las cosas, continúen tal  y como están [...]"

                                                         .............................................................

"[...] Jesse permanecía sentado con la mirada perdida. Clara intentó hacerle reaccionar contándole todo cuanto se le ocurrió pero fue inútil, su primo tenía la mente más allá. Le quitó la camiseta para inspeccionarle el costado. "Machi" le dio al menos, tres patadas en esa zona con bastante contundencia. Jesse frunció el ceño y se mostró dolorido, pero no emitió ningún sonido. Clara pasó la mano con cuidado por la zona de las costillas, estaba hinchado y tenía la zona roja.
- Creo que será mejor que vayas al hospital - murmuró - No tiene buena pinta.
- No están rotas - contestó Jesse con la voz ronca.
- Pero Jesse, lo estoy palpando y... 
- Pequeñaja, he recibido las suficientes palizas en mi vida, como para saber cuándo debo ir al hospital. No están rotas.
Ella asintió levemente, tenía razón en eso. Aún así, decidió ponerle una compresa de calor seco y hacerle un vendaje de presión. Jesse gimió, pensó en "Machi", sentía mucho haberse pegado con su amigo. Al menos "Machi", hizo lo que tenía que hacer y él se lo mereció. Bajó la mirada y sintió una punzada en el pecho al ver el colgante de su madre en el suelo. Con mucho esfuerzo, lo recogió cerrando el puño y besándolo con suavidad. Se incorporó lentamente y Clara se apresuró para ayudarle pero Jesse la rechazó negando con la cabeza.
- Quiero estar sólo. Siento mucho haber estropeado todo Pequeñaja, pero debes saber que si "Machi" denuncia la pelea, nos tendremos que ir hoy mismo. Ve preparando una...
- ¡No pienso irme de aquí! - Clara exclamó al borde del llanto - Yo me arriesgaré, porque pienso quedarme.
- Pequeñaja, lo siento mucho, de verdad. Pero sabes que no puede ser. Si nuestra coartada se descubre, Hugo no tardará en encontrarnos y para hacer más daño, irá a por nuestros amigos primero. Lo sabes [...]






Tras la sombra del pasado II. El regreso (Fragmento)

Parte II. El regreso.



"... Te quiero Ana, pero no podemos continuar. Decidas lo que decidas, no importa ya. He intentado que me quisieras, pero nunca me corresponderás, al menos como me hubiese gustado. Lo intenté con todas mis fuerzas. Pero fue como querer parar el viento con una mano, podía sentirte sí, pero tu esencia se me escapaba entre los dedos. Lo siento Ana, pero desde el principio, estuvimos condenados al fracaso. Por favor, no me mires así y deja que me vaya con la cabeza alta. No sé si mis lágrimas significan algo, pero hoy, tengo ganas de llorar..."

...........................................................

"... La impotencia dominó a Jesse y estrelló su móvil contra la pared haciéndolo estallar en mil pedazos. Paseó con nerviosismo por todo el sótano. Intentaba ordenar sus pensamientos y digerir la funesta noticia que acababa de recibir. Su padre no estaría en la cárcel el tiempo que esperaba. A lo sumo serán de dos a tres años y lo más probable es que sus "perros" ya los estarían buscando.
Por el momento estaban seguros en Sevilla, nada les vincula aquí. Pero no podía fiarse, tenía que actuar y rápido. Era muy arriesgado pero no le quedaba otra opción. Tendría que dejar nuevas pistas falsas pero, ¿dónde?. Regresar a Barcelona sería un suicidio y necesitaba alejarse lo máximo posible.
Miró hacia el techo al escuchar música. Clara había regresado a casa, no podría decirle nada, le prometió que nunca más volvería a pasar miedo. 
Se encendió un cigarrillo intentando encontrar una solución. De repente se le ocurrió, después del incidente con Ana, también necesitaba alejarse. Será la coartada perfecta para irse sin levantar sospechas y sabía dónde podría ir, también tiene sus riesgos, pero esos serán asumibles. Regresará a su Buenos Aires natal..."

...........................................................

"... Siquiera esperaron que el tendero les respondiera, su cara de pánico delataba que no podía pagar. Javier y Jesse golpearon con fuerza las estanterías. Los tarros estallaron en pedazos ante el aterrorizado hombre que, de nada servía sus súplicas. Jesse caminó amenazante hacia el tendero, éste como acto reflejo retrocedió, pero tropezó con una caja y cayó al suelo. Las lágrimas le brotaron al ver que Jesse alzaba su bate para golpearle. No pudo más que subir los brazos para protegerse. "-No peguéis a mi padre-". Una niña le miraba aterrorizada y abrazó con fuerza al tendero para protegerlo con su pequeño cuerpo. Jesse titubeó, esa niña le miraba fijamente. La expresión de su cara, era la misma que Clara ponía cuando Hugo aparecía. Un escalofrío recorrió su espalda, en ese momento se dio cuenta. Se estaba convirtiendo en lo que más odiaba, en su padre.
-¡Vámonos! -dijo con voz queda.
- No podemos, sabes que tenemos que terminar el trabajo.
- Me hago cargo.
- ¿Sabes lo que te hará tu padre?
- No será ni la primera ni la última vez que me mande al hospital. ¡Vámonos ya!
Los chicos corrieron calle abajo, se separaron en la esquina y desaparecieron en la noche ocultos por la lluvia. Jesse pensó en Clara y en lo que sería de ella si Hugo le mataba. Pero ya no podía ser más su "perro". Ésto tenía que cambiar..."

                                                       ...........................................................


"...Después caminó despreocupada hacia una calle menos concurrida y se sentó en  una parada de autobús para observar con disimulo la recaudación de su pillaje. Jesse se acercó a ella sin que ésta se percatase de su presencia.
- ¿Ha habido suerte? - preguntó esbozando una sonrisa confidente.
La muchacha dio un respingo por la sorpresa, por norma general, siempre está atenta de todo cuanto la rodea, no se esperaba a nadie cerca. Sonrió con una mueca cuando le reconoció, se puso en pie y caminó hacia él con coquetería.
- Jesse, Jesse, Jesse - murmuró con notoria sorpresa - Cuánto tiempo, te creí muerto.
- Sí, mucho tiempo, pero como ves, sigo vivo.
- Bueno, eso es una circunstancia temporal - replicó ella con tono burlón - Escuché que abandonaste a Hugo, es raro que aún estés de una pieza.
- Escuchándote, cualquiera diría que te he decepcionado Denise - Jesse contestó con el mismo tono - Me esperaba otro recibimiento, la verdad.
Ella sonrió con picardía y sin decir más, se alejó de allí caminando con paso tranquilo. Jesse la siguió durante un rato manteniendo cierta distancia. Dos manzanas después, apretó el paso para caminar a su lado.
- ¿Qué quieres Jesse? - Denise habló sin mirarle - Cuando el Perro huye, todos los que están cerca corren peligro. Ya lo sabes..."


Tras la sombra del pasado. III. El reencuentro (Fragmento)

Parte III. El reencuentro.



"... Sé cuál es el precio por traicionar a Hugo. Pero ofrezco algo a cambio de mi cabeza, os ofrezco a la chica. Sé dónde está Jesse y dónde está escondida ella. Demasiado lejos de vuestro alcance, os lo garantizo. Es mi salvoconducto y a no ser que me dejéis ir con vida, esta información morirá conmigo..."

...........................................................

"... Hugo paseó por la polvorienta estancia aparentemente con paso tranquilo, parecía relajado y no se podía decir lo mismo de Sergio y Víctor. Ambos lo observaban en silencio manteniendo el cuerpo tensado. Permanecieron en pie en todo momento sin atreverse siquiera a pestañear, mientras, escuchaban a Hugo cómo inspeccionaba la casa, sabían cuándo salía de una estancia porque lo cerraba con un fuerte portazo y accedía a la siguiente habitación asestando una violenta patada.
Sergio y Víctor, contuvieron el aliento mientras se les helaba la sangre oír a Hugo dirigirse apresuradamente de nuevo al salón.
- ¡¿Qué significa ésto?! - Bramó fuera de sí plantándose ante ellos - ¡¿Dónde están?!
Ambos callaron, no sabían cómo explicarle que su propio hijo se la ha jugado y por partida doble. Ellos son sus Perros más fieles, pero eso no suponía una ventaja sobre todo si Hugo se sentía decepcionado. Cuando alguien le fallaba, actuaba con contundencia y cuanta más confianza haya depositado en el fulano, peor será el castigo infligido.
- Me parece que he hecho una pregunta - Hugo habló con los dientes apretados -¿Dónde están mi hijo y la muchacha?
Casi podían sentir el aliento de Hugo sobre sus caras y Sergio retrocedió un paso por inercia, Víctor contrajo levemente los labios y bajó la mirada apesadumbrado, sabe que con ese gesto, su compañero ha firmado su sentencia..."

                                                   ...........................................................

"...- Organiza una reunión, solo la cúpula - dijo Hugo sin apartar la vista de la fotografía de Clara - Y trae a Javier, quiero que me explique un par de cosas.
- ¿A Javier? - Víctor le miró extrañado - Si sospechas de él, ¿No es más rápido liquidarle directamete?
- ¿Desde cuando tienes autoridad para debatir mis órdenes? - Hugo le traspasó con la mirada - Cuidado Víctor, estás pisando la línea y eso no se lo consiento a nadie.
- L-lo siento Hugo no pretendía poner en duda tus decisiones - Víctor carraspeó algo cortado - Pero... ¿no es arriesgado organizar una reunión aquí en Barcelona? Estás en libertad vigilada y tienes un policía pisándote los talones, todos le hemos visto.
- Haz lo que te he ordenado, lo tengo todo controlado y por el policía no te preocupes - Hugo sonrió con frialdad - A ése ya lo tengo a sueldo. Fue fácil hacer que se decida, no es recomendable ese tipo de trabajo si se tiene mujer e hijos ¿no crees?
Víctor respondió asintiendo con la cabeza y sonrió con sarcasmo..."

 ...........................................................

"...Clara bajó la mirada, en absoluto quería irse con él. Todo volvería a ser como antes, a huir de nuevo y vivir con el constante miedo de poder ser encontrados. No deseaba volver a empezar una nueva vida clandestina. Pero no tenía más remedio, precisamente para proteger a los que más quería, no tenía más opción, les tendrá que abandonar y tratar de olvidar todo cuanto ha vivido.
- Tú ganas - murmuró apesadumbrada - Me iré contigo.
Él sonrió aliviado y satisfecho, pensó que sería más difícil convencerla. Agradecido y aliviado, la abrazó con fuerza, pero su gesto no fue correspondido.
Unas palmadas pausadas resonaron de entre las sombras. Aterrorizados, buscaron el origen del sonido, sentían cómo se les helaba la sangre. Miraron empalidecidos en dirección a aquel sonido y le vieron aparecer. Antes de que la silueta saliese por completo de la oscuridad, ella supo de quién se trataba, su forma de caminar era inconfundible.
Clara sintió una arcada y las piernas le flaquearon, apoyó la espalda en una columna para poder seguir en pie. Después de tantos años, después de pensar que todo había acabado, Hugo volvía a estar frente a ella  y la miraba fijamente con esa sonrisa fría y amenazadora que siempre le acompañó en sus pesadillas..."